Este sitio web utiliza cookies para mejorar continuamente la experiencia de los visitantes en nuestra web. También utilizamos cookies para la utilización del sitio web y recopilar estadísticas. Si aceptas, sin cambiar la configuración, entendemos que estás de acuerdo de recibir todas las cookies de este sitio web. Sin embargo, si lo deseas, puedes cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.

Consejos

Daños en los neumáticos

06 mayo 2012

Valentino Rossi

Un neumático dañado podría fallar repentinamente y provocar un accidente. Bridgestone te recomienda revisar periódicamente tus neumáticos, especialmente en el caso de que estos hayan sufrido golpes bruscos.

Conducir utilizando neumáticos dañados es peligroso, ya que estos podrían fallar súbitamente y provocar lesiones personales graves o incluso mortales. Haz que tu distribuidor local revise periódicamente tus neumáticos para detectar posibles daños.

Detección de daños en los neumáticos

Si tus neumáticos sufren un golpe o impacto, te recomendamos que solicites a tu distribuidor local que los revise para determinar si están dañados. Es posible que un neumático no presente daños superficiales visibles; sin embargo, podría fallar repentinamente y sin previo aviso un día, una semana o incluso meses después de sufrir el golpe o impacto.

Revisa tus neumáticos en busca de posibles cortes, grietas o marcas en la banda de rodadura y las paredes laterales. La presencia de irregularidades o protuberancias podría indicar que existe una separación en el cuerpo del neumático. Solicita a un distribuidor de neumáticos cualificado que revise tus neumáticos. Para someterlos a una inspección completa podría ser necesario desmontarlos de sus llantas.

Revisa tus neumáticos para comprobar que la profundidad de la banda de rodadura es la adecuada. Cuando el desgaste del neumático haga que se alcancen o rebasen los indicadores que este incorpora (0,8 mm) o que el cable o el tejido del neumático queden a la vista, eso significa que se ha desgastado hasta niveles peligrosos y debe sustituirse inmediatamente.

Revisa tus neumáticos para detectar si presentan desgaste irregular. El desgaste de uno de los lados de la banda de rodadura o la presencia de aplanamientos localizados en esta puede indicar que existe un problema en el neumático o el vehículo. Ponte en contacto con tu distribuidor local.

Asimismo, revisa también las llantas (si están deformadas o presentan grietas deberán sustituirse).

Un neumático dañado podría fallar repentinamente y provocar un accidente. Bridgestone te recomienda revisar periódicamente tus neumáticos, especialmente en el caso de que estos hayan sufrido golpes bruscos.