Este sitio web utiliza cookies para mejorar continuamente la experiencia de los visitantes en nuestra web. También utilizamos cookies para la utilización del sitio web y recopilar estadísticas. Si aceptas, sin cambiar la configuración, entendemos que estás de acuerdo de recibir todas las cookies de este sitio web. Sin embargo, si lo deseas, puedes cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.

Consejos

Inflado y presión de los neumáticos

08 mayo 2012

Valentino Rossi

Asegúrate siempre de que tanto el neumático delantero como el trasero están correctamente inflados; asimismo, comprueba periódicamente la presión de los neumáticos, ya que esta influye directamente sobre el rendimiento y el desgaste de tus neumáticos.

Mantén siempre la presión recomendada por el fabricante de la motocicleta en ambos neumáticos. Se trata de un requisito importante para garantizar la seguridad y la durabilidad de los neumáticos. El manual del propietario de tu motocicleta te indicará la presión de inflado en frío recomendada. En algunas motocicletas se recomendarán distintas presiones para el neumático delantero y el neumático trasero. Las presiones grabadas en la pared lateral del neumático únicamente se aplican a las cargas máximas. En algunas ocasiones, dichas presiones coincidirán con los valores recomendados por los fabricantes.

Conducir utilizando neumáticos con una presión excesivamente baja es peligroso. Los neumáticos acumularán una cantidad de calor excesiva que podría provocar su fallo súbito y producir lesiones personales graves o incluso mortales.

Una presión de inflado baja también puede:

  • Producir daños en el neumático, conduciendo al fallo del mismo.
  • Afectar negativamente al comportamiento en las curvas del vehículo.
  • Acortar la vida útil del neumático.
  • Aumentar el consumo de combustible.
  • Provocar agrietamiento por fatiga.

Conducir utilizando neumáticos con una presión excesivamente alta también puede resultar peligroso. Los neumáticos serán más propensos a los cortes, pinchazos o roturas por impactos súbitos, lo que podría producir lesiones personales graves o incluso mortales. No debe superarse la presión indicada en la pared lateral del neumático. Consulta el manual del propietario de tu motocicleta para conocer las presiones de inflado recomendadas.

Nunca infles un neumático salvo que se encuentre asegurado a la motocicleta o a una máquina de montaje de neumáticos. Inflar un neumático que no esté asegurado es peligroso. Si revienta, podría salir despedido por el aire debido a la fuerza de la explosión y provocar lesiones personales graves o incluso mortales.

Comprobación del inflado de los neumáticos
Comprueba la presión de tus neumáticos al menos una vez por semana, así como antes de realizar trayectos largos. Asegúrate de utilizar un manómetro preciso.
Comprueba la presión con los neumáticos "fríos". Se considera que los neumáticos están "fríos" cuando la motocicleta se ha conducido a lo largo de una distancia inferior a alrededor de 1,5 km a velocidad moderada o lleva parada 3 o más horas.
Si debes añadir aire a los neumáticos cuando están calientes, utiliza una sobrepresión de 0,28 bar con respecto a la presión de inflado recomendada en frío. Vuelve a comprobar la presión de los neumáticos cuando estén fríos.
Nunca debe expulsarse aire de un neumático caliente para conseguir que este alcance la presión recomendada en frío. Durante la conducción normal, los neumáticos se calientan y la presión de estos aumenta. Si se expulsa aire de los neumáticos cuando están calientes, podría reducirse excesiva y peligrosamente la presión de estos.
Si la presión de alguno de tus neumáticos disminuye más de 0,14 bar por mes, el neumático, la válvula o la llanta podrían estar dañados. Ponte en contacto con tu distribuidor local para revisar estos elementos.

Válvulas y tapones de las válvulas
La presencia de válvulas deterioradas por el paso del tiempo o que presenten daños puede provocar fugas de aire. Sustitúyelas cuando montes neumáticos nuevos en tu motocicleta. Utiliza tapones (de apriete manual) para evitar que el polvo, la suciedad y la humedad penetren en las válvulas y para que sirvan como protección y ayuden a evitar las fugas de aire.

Asegúrate siempre de que tanto el neumático delantero como el trasero están correctamente inflados; asimismo, comprueba periódicamente la presión de los neumáticos, ya que esta influye directamente sobre el rendimiento y el desgaste de tus neumáticos.