Historias apasionantes Episodio 2: Por el Mediterráneo

Por Fabio Verhelst

may. 11 2018

En una moto, no se va de A a B, sino que se flota de historia en historia. A veces se encuentra una gema en cada kilómetro. En cada curva. En cada sonrisa. En Historias apasionantes, nuestro objetivo es capturar esos momentos y compartirlos.

Puede que la mente de un atleta sea como la de un motociclista con experiencia. Está el momento. La atención plena. La paz. Hay ganas de ir más lejos, más rápido.
Bea Gonzales Eguiraun , Piloto de motos Bridgestone

Resumen

El segundo episodio arranca con Bea Gonzales Eguiraun, que va del centro de España a la costa del Mediterráneo. Por el camino, para a menudo para disfrutar del paisaje y apreciar el ambiente de paz y soledad de los pequeños pueblos lejos de la costa. En una ocasión, descubre en una carnicería cómo el ritmo tranquilo de la vida por estas tierras no afecta solo a la gente y a la cultura, sino también al ganado, de ahí que esta parte del país sea famosa por su deliciosa carne. Tras una buena parrillada, Eguiraun vuelve a la carretera para recorrer un paisaje de ensueño y dramatismo. Con Montserrat como telón de fondo, confía en la potencia de sus neumáticos Bridgestone para conquistar las carreteras nacionales y llegar a su próximo destino: Barcelona.

Una vez allí, Eguiraun se sienta en un banco a contemplar la iglesia y se encuentra con la ilustradora y narradora visual Cristina Daura. Aunque Daura trabaja para diversas publicaciones de primer orden, su visión artística dista mucho de ser convencional. A menudo encuentra inspiración directamente en El Raval, ese barrio vibrante y caótico de Barcelona. Está orgullosa de su colaboración con tiendas de la zona, incluida una línea de ropa que demuestra las diferentes facetas de El Raval.

También nos encontramos con Héctor Ayuso, un consumado atleta de Ultraman, que lleva su cuerpo al límite durante las agotadoras competiciones de carrera, ciclismo y natación. Es aquí donde descubrimos una conexión entre la mentalidad de un triatleta y la de una motociclista de gran experiencia: estas actividades aportan una sensación de atención, paz y soledad, pero también la necesidad de llegar más lejos que nunca.