Historias apasionantes Episodio 6: Carreras de Speedway en Suecia

Por Fabio Verhelst

ago. 07 2018

En una moto, no se va de A a B, sino que se flota de historia en historia. A veces se encuentra una gema en cada kilómetro. En cada curva. En cada sonrisa. En Historias apasionantes, nuestro objetivo es capturar esos momentos y compartirlos.

Speedway es la forma más extrema de yoga que haya visto en la vida: es algo muy sueco.
Rik van Gerwen , Piloto de motos Bridgestone

Suecia es hogar de increíbles bosques, innumerables lagos, vida silvestre y límites de velocidad increíblemente estrictos. Entonces, ¿cómo se divierten ahí los aficionados al motor? Speedway: un deporte en el que las motos tienen una marcha, van sin frenos y el piloto debe girarse a un lado al tomar las curvas.

Rik van Gerwen quiere saber qué se necesita para pilotar prácticamente de lado y quién mejor para explicárselo que Greg Hancock, cuatro veces campeón del mundo de Speedway y capitán del equipo de Estados Unidos. Hancock es un conocido piloto de motos, es decir, es el Valentino Rossi de Speedway. Comenzó a correr en los Estados Unidos antes de mudarse a Europa para dedicarse a esto. Si bien ya ha gozado de una larga carrera, su amor por el Speedway hace que siga compitiendo todavía hoy, a menudo contra deportistas a los que dobla la edad.

Sin embargo, con la experiencia llega la sabiduría y Hancock no tiene problemas en compartir sus conocimientos sobre el arte del derrape. De hecho, en una pista de entrenamiento de la zona también forma a grandes promesas, como Luke Becker, que no puede montar por una lesión, pero van Gerwen está dispuesto a darle una oportunidad al Speedway.

Mientras se prepara para la carrera, Hancock le explica que el Speedway no solo es un desafío por cómo los pilotos se mueven, sino también por su propia estructura de la máquina, que dificulta su maniobrabilidad. Con el bastidor, los neumáticos y el uso de metanol, van Gerwen compara pilotar una Speedway con luchar con un pequeño dinosaurio. Pronto descubre que la receta para el éxito es relajarse, desplazar el peso del cuerpo y darle al acelerador sin dudarlo.

Contemplamos cómo van Gerwen pasa de dar unos giros tambaleantes a ejecutar unas maniobras expertas mientras se desplaza por la pista. En cada esquina, vemos que sus neumáticos levantan una polvareda mientras disfruta de la experiencia.